lunes, 13 de junio de 2011

Bipartidismo o voto útil para cambiar

>
El revulsivo es cambiar las políticas, no los clanes del poder
>


ALS: LA NUEVA ALTERNATIVA, MODERACIÓN Y EFICACIA


ESTANCAMIENTO ECONÓMICO, LADRONCRACIA Y ENORME DESEMPLEO

Las concentraciones desde el 15 de mayo por una "Democracia real ya" fueron otro toque de atención sobre el descontento de la ciudadanía con la casta política, y especialmente con la crisis institucional y sobre todo económica que atraviesa la España de los 17 cacicazgos y los 5 millones de parados. Pero para ser efectivas deberían concretarse en un movimiento político alternativo, pues si tras el fracaso de la política económica de izquierdas, la solución es hacer una política económica más de izquierdas, se reducirá a una protesta tan idealista como paradójica.
Hubo votaciones el domingo 22. La elección es la fiesta de la democracia, y aunque no hay verdadera igualdad de oportunidades, pues los grandes partidos cuentan con muchos más medios propagandísticos, los resultados deben asumirse y analizarse. La pluralidad, te voten más o menos de momento, siempre es un valor. El PSOE ha pagado el desgaste de la crisis y el PP, aún más, el de su división interna. Es el momento de plantearse la verdadera utilidad del voto para mejorar las cosas, y las reformas viables.

Siendo modestos en la victoria y elegantes en la derrota, felicitando a los ganadores y deseándoles éxito en su gestión. Hay que reconocer a Álvarez-Cascos su relevante trayectoria política y su decisión a la hora de tirar para adelante. Y el esfuerzo de llevar meses recorriendo a diario los concejos asturianos, cosa que no puede hacer quien tenga un trabajo propio, he aquí otro dilema: ¿es mejor o peor que los gobernantes sean profesionales de la política?

En Asturias una parte importante del electorado se ha ilusionado con el cambio, no reflejado en votar al PP sino a FAC, al partido de Cascos, que esperemos tenga propuestas y soluciones, y no solo adular y trepar, aunque se adelantaran, al inicio del recuento electoral, a proclamar que han “ganado las elecciones” cuando luego no han sido los más votados ni en las autonómicas asturianas ni en las municipales de Oviedo ni de Gijón. De la aritmética parlamentaria debería salir un gobierno estable, sin apaños, boicots y mociones de censura.

Es muy legítimo que los votantes de centro-derecha hayan optado por Cascos como revulsivo, cosa distinta es que votar al partido de Cascos sea una tercera vía de centro progresista alternativa al PSOE ¡y al PP! Al cabo el progreso real consiste en prosperidad, no en prejuicios, en organizar con criterio y administrar con rigor. Pero lo que toca no es imaginarse autovías nuevas, sino controlar el déficit presupuestario autonómico, y reactivar la economía eficiente y el empleo productivo.

Si gobierna FAC, de su programa lo de bajar los impuestos y dar un salario a los jóvenes en paro parece contradictorio, más cuando la realidad financiera europea insiste que no se puede al tiempo ingresar menos y gastar más, próximamente veremos como lo aplica. El revulsivo es cambiar las políticas, no los clanes que mandan. Asturias tiene un 18% de paro, solo un poco por debajo del 20% de la media española, inaceptable para una economía competitiva. Asturias no necesita demagogia, necesita mejorar mucho.

(Adaptado del artículo publicado en la edición de papel de La Nueva España de Gijón)




Para ver vídeo en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=RjJTxGI16Gw


PACO REDONDO 2012, RENOVACIÓN E IMPULSO.
Los españoles liberales y progresistas sin complejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada